jueves, 25 de abril de 2013

Homosexuales, Información, y Talento

Si 20 años no es nada como dice el famoso bolero, 100 millones tampoco.  O al menos será relativo como dijo Einstein que era el tiempo.

A través de las observaciones de un telescopio espacial situado en no sé qué lugar del planeta tierra, se ha recibido la luz más antigua que se había recibido hasta ahora desde el origen del universo, y resulta que quienes predijeron dicho origen, "sólo" se equivocaron en unos 100 millones de años.

Entre 300.000 y 1.400.000 personas (datos de la policía y de l@s organizador@s respectivamente), se han manifestado por las calles de París el pasado mes en contra del matrimonio homosexual. Este millón y cien mil personas de más o de menos según la fuente, es poco si lo comparamos con los 100 millones de años del error telescópico, pero no lo es si hablamos de soberanía popular.

La desinformación resta conocimiento, y el desconocimiento libertad. Esta semana han aprobado la ley que permite el matrimonio homosexual en Francia, lo que no está del todo claro, es su aceptación social, y esto sinceramente me extraña. Si l@s homosexuales quieren casarse parece lógico que tengan libertad para decidir si hacerlo o no... "allá ell@s" (broma de casad@).

Volviendo a las cifras y sin dejar de lado el tema de la sexualidad, no debe ser muy difícil contar bien o estimar con un margen de error razonable, cuánta gente pasa caminando por un sitio. Hoy se pueden incluso conocer datos relativos precisamente a la orientación sexual, la ideología política, o incluso la raza de las personas en función de los "me gusta" de la gente en Facebook. Aunque resulte difícil de creer, el gran hermano de Internet descifró esa información con porcentajes de acierto de entre el 85 y el 95 % ¡¡ a través de los clics de la gente :0 !!

Pensando en ello desde el optimismo digital, y dando por sentado el sentido común de los usuari@s, el estudio referido se nos presenta como  una gran oportunidad para nosotr@s mism@s, y para eso que llaman nuestra marca personal.

Desde los principios básicos de la marca personal se insiste: aprovecha tu presencia en la Red para lograr tus objetivos, no hagas demasiado hincapié en ti mismo y toca también temas atractivos para tus grupos de interés, se consistente y constante, construye una red profesional de tu especialidad, y sobre todo, diferénciate de l@s demás... Recuerda que tu marca personal en Internet 2.0, y en la vida real, se está convirtiendo ya, en lo que hasta hoy llamábamos tu CV.

Nuestro rastro social es mucho mayor de lo que creemos, y su importancia va creciendo a la hora de situarnos frente a las oportunidades laborales. El cotilleo en redes es ya un sistema de reclutamiento consolidado, y depende de tu control sobre tus perfiles, generar una presencia que te sea de utilidad. La orientación sexual, la raza o tu ideal político son temas sobrevalorados por otro tipo de cotillas, y su interés debería ser nulo no sólo en el aspecto profesional, sino en todos.

El momento sigue siendo económicamente malo, y nuestro Facebook o Twitter no nos va a sacar de ahí. Ni siquiera escribiendo un blog de empleo lo conseguiremos.  Pero hay webs 2.0 que sirven como amplificador de la situación del mercado, y esa, sí es una información valiosa.

La fórmula para mejorar las cosas no está escrita en ninguno de los cientos de posts que puedes leer al día. Los ingredientes que faltan para que la cosa funcione están en tí, y las proporciones dependen de cómo mezcles tus dosis de talento con las posibilidades de darlo a conocer.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada